Saltar al contenido
Icono

Objetivo

Conservar una muestra representativa de los bosques nublados de la vertiente occidental de los andes peruanos y sus ecosistemas asociados; el bosque seco y la jalca.  Así como a las especies endémicas, raras y amenazadas registradas, así como su legado arqueológico existente en el interior del área y su zona de amortiguamiento.

Icono

Ubicación

Distrito de Catache, en la provincia de Santa Cruz, departamento de Cajamarca y Lambayeque.

Icono

Creación

El 01 Febrero del 2010, mediante Resolución Ministerial Nº 011-2010-MINAM.

Icono

Extensión

12 183.20 hectáreas.

Icono

Categorización

El 21 de julio del 2011, mediante D.S. Nº020-2011-MINAM.

Icono

Contáctenos

Oficina Central: Calle Los Laureles N° 330, Urb. Salaverry - Chiclayo - Lambayeque. 
Tlf:(51) (074) - 206466

ccalderon@sernanp.gob.pe

Icono

Modificación

REFUGIO DE VIDA REFUGIO DE VIDA

La Reserva de Vida Silvestre Bosques Nublados de Udima tiene una extensión de 12,183.20 ha, y esta ubicada entre los distritos de Catache, San Miguel y La Florida, en la provincia de Santa Cruz, departamento de Cajamarca; y la provincia de Oyotún en la región Lambayeque.

Los bosques de neblina se presentan principalmente entre 2,000 y 3,000 metros de altitud, por lo que las temperaturas medias anuales en esta zona fluctúan aproximadamente entre 22°C a 500m, 18°C a 1,500m, 12°C a 2,500m y 8°C a 3,500m.

La importancia de estos bosques no solo radica en su riqueza biológica y cultural, presente a lo largo de toda su gradiente altitudinal, sino que también juegan un papel primordial en el abastecimiento de agua limpia a todo el valle, que incluso tiene influencia sobre grandes ciudades como Chiclayo, cuyas aguas para consumo humano, agricultura e industria, se originan en estos bosques.

Una caracteristica interesante de estos ecosistemas es que al ser un relicto de bosque, único y aislado en esta parte de los andes, funciona como refugio de especies de flora y fauna restringida, incluso de algunas nuevas especies aún no determinadas de anfibios y lepidópteros.

Además esta área natural protegida alberga a diversas especies que se encuentran amenazadas o son endémicas de la región. Es así que tenemos 41 especies endémicas de plantas, 11 de aves, 3 de mamíferos, 2 de anfibios y 2 de peces. Asimismo, 20 especies de fauna que se encuentran en alguna categoría de amenaza, 5 de ellos en peligro de extinción; y 21 especies de flora en alguna categoría de amenaza, 6 de ellos en estado crítico.

La conservación de esta Reserva de Vida Silvestre es importante también por los diversos sitios arqueológicos de más de un periodo histórico, una de ellas perteneciente a una cultura preinca regional, que se encuentran ubicados estrategicamente en las partes altas de las cuencas del río Chancay y Zaña.

 

OBSERVACION FLORA, FAUNA OBSERVACION FLORA, FAUNA

En general para los bosques nublados del norte, en donde se también se ubica la propuesta del ANP Bosques Nublados de Udima, se han reportado más de 1,100 especies en 487 géneros y 147 familias, las cuales representan el 6% de la flora del país. Las seis familias de plantas con flores más diversas para los bosques montanos, entre los 1500 y 3500 m.s.n.m. son, en orden alfabético, Asteraceae, Melastomataceae, Orchidaceae, Poaceae, Rubiaceae y Solanaceae, mientras que para los helechos y plantas afines lo son Aspleniaceae, Dryopteridaceae, Lycopodiaceae, Polypodiaceae, Pteridaceae y Thelypteridaceae.

Tanto las palmeras como los helechos arborescentes son elementos conspicuos del bosque montano. Ambos crecen en grupos algo densos que alcanzan el estrato superior o se presentan dispersos en el sotobosque. Para los bosques del norte se ha reportado tres géneros de palmeras (Ceroxylon, Geonoma y Prestoea) y dos de helechos arbóreos (Alsophila y Cyathea). Todas las especies de palmeras y helechos arbóreos del bosque montano del norte y vertiente occidental tienen vínculos evolutivos con taxa de la vertiente amazónica.

Parte del área de estudio ha sido identificada como un Área de Importancia para la Conservación de Aves (IBA), llamada Alto Valle del Zaña. Esta IBA fue identificada debido a la presencia de la Pava Negra (Aburria aburri), el Frutero de Pecho Negro, la Pava Parda o Barbada (Penelope barbata), la Estrellita Chica (Chaetocercus bombus), el Hormiguero de Cabeza Gris (Myrmeciza griseiceps) y el Limpia-Follaje de Cuello Rufo (Syndactyla ruficollis), entre otras especies. También los bosques montanos o nublados de Udima forman parte de este hábitat que alberga a la mayor cantidad de mamíferos endémicos del país.

El bosque de Monteseco alberga anfibios endémicos para el valle del Río Zaña y otros del bosque montano en general. Tal es el caso de las ranas de vidrio Centrolene euhystrix y Centrolene hesperium, de las que sólo se conoce su ocurrencia en la localidad tipo, “Chorro Blanco”, una caída de agua de una quebrada que pasa cerca de Monteseco. También se ha reportado el dendrobátido Colostethus elachyhistus, el leptodactílido Pristimantis lymani, y especies aún desconocidas de los géneros Colostethus, Pristimantis, Telmatobius y Gastrotheca.

SITIOS ARQUEOLÓGICOS SITIOS ARQUEOLÓGICOS

La zona alta de la cuenca del río Zaña contiene una riqueza arqueológica impresionante, la diversidad de restos arqueológicos en esta zona ha hecho que diversos estudiosos del tema inicien interesantes investigaciones en el lugar, planteando muchas hipótesis que pueden poner al lugar en una categoría de importancia nacional.

Se identificaron los siguientes sitios: El complejo arqueológico Poroporo, El Balcón, Las Astillas, Quishuar, Potrero Grande, Chiriaco, Complejo arqueológico El Gavilán, Luquish, El Palmito, Cerro Acedan, Cerro El Acho, Cerro la Coronilla, Las ventanillas de Cerro Blanco, Quebrada El Lirio y Trigo viejo.

 

CLIMA CLIMA

Los bosques de neblina se presentan principalmente entre 2,000 y 3,000 m de altitud. Las temperaturas medias anuales fluctúan aproximadamente entre 22º C a 500 m, 18º C a 1,500 m, 12º C a 2,500 m y 8º C a 3,500 m. Las tormentas de la época de mayor lluvia (de octubre a abril) son fuertes, acompañadas por vientos y relámpagos.