Bruner Javier Mori Cauper: “El trabajo que realizan para proteger el ANP se ve reflejado en su buen estado de conservación”

 

 

Ya han pasado 8 años desde que Bruner Javier Mori Cauper –originario de la etnia Shipibo Conibo de la Comunidad Nativa Patria Nueva Mediación de Calleria, comunidad que colinda con el Parque Nacional Sierra del Divisor (PNSD)–, tomó la decisión de formar parte del equipo de la conservación de las Áreas Naturales Protegidas (ANP). Es así que el 18 de octubre de 2010, Bruner se unió como guardaparque oficial de la Zona Reservada Sierra del Divisor (hoy PNSD, entre los departamentos de Ucayali y Loreto), ya que por un ex guardaparque se enteró que en la zona de Callería necesitaban dos personas que dominaran los idiomas shipibo y español, además de que fuesen oriundos de la cuenca del Callería, para luchar contra la tala ilegal y la caza indiscriminada.

En los dos meses que estuvo apoyando voluntariamente, Bruner fue capacitado en manejo de GPS, levantar actas de intervención, redactar informes, dar charlas a la población sobre el objetivo de establecimiento del ANP. Con esta experiencia y su pasión por la conservación, Bruner se convirtió en guardaparque oficial destacando en las labores de patrullaje, levantar información para elaborar planes de calidad de vida, demarcación y monitoreo de especies.

Su amor por las ANP lo ha llevado a conocer el Parque Nacional Tingo María (Huánuco), invitado para un curso de incendios forestales y monitoreo de guácharos. Así como a la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana (Loreto), adonde fue llevado para apoyar en el registro y monitoreo de primates y mamíferos mayores. Del mismo modo en la Comunidad Nativa Boras de Pucaurquillo (Loreto) donde fue capacitado para levantar información del mapeo de usos y fortalezas para elaborar planes de calidad de vida.

Recuerda con mucha alegría que en el año 2011, después de 5 días de caminata en el sector Calleria, culminó junto al Ing. Alfredo Neyra el trabajo de señalización y linderamiento del ANP, pintando los árboles de dicho sector hasta el PVC Tacshitea. Y cuando en el año 2017 regresó al mismo sector, esta vez acompañado del Ing. Joel Paitán Cano, para realizar la verificación de las coordenadas o puntos del diagnóstico de demarcación de los límites del ANP, encontró el árbol de tornillo que había pintado en el año 2011 viéndolo más grande y frondoso. Entonces, comprobó con mucha satisfacción que el trabajo que realizan para proteger el ANP se ve reflejado en su buen estado de conservación.