Corazón de guardaparque, líder bombero forestal

 

Si existe un guardaparque que sea sinónimo de liderazgo, entrega y solidaridad, ése es Viller Flores Huillca, quien durante más de 15 años dedica sus días a conservar una maravilla del mundo: el Santuario Histórico de Machupicchu.

Resumir todo lo que ha aportado durante su carrera no se limita a su destacado trabajo en el Santuario, pues Viller siempre ha estado presto a apoyar a las demás áreas naturales protegidas que lo necesitaban con sus conocimientos en diálogo con las comunidades, ordenamiento de actividades y control de incendios forestales.


Este último sin duda es lo que más lo representa pues es uno de los principales líderes de la brigada de bomberos forestales del Santuario Histórico de Machupicchu, especialistas en control de incendios forestales, certificados internacionalmente. Pero Viller no solo es uno de los más destacados, sino que comparte su experiencia capacitando guardaparques de diferentes áreas protegidas.

Su labor ha sido fundamental en los momentos más críticos, pues participó como rescatista y evaluador de riesgos en el terremoto de 2001 en la Reserva Nacional de Paracas, así como líder de brigada para el control de los incendios forestales que azotaron 4 áreas protegidas a finales del año pasado. Además, en estos momentos se encuentra destacado en Chile para apoyar a nuestro hermano país en los siniestros que están amenazando su patrimonio natural.


Su trabajo, experiencia y dedicación lo hicieron merecedor del cargo de presidente de la Asociación de Guardaparques del Perú durante el periodo 2015-2016, renovando con más fuerza su compromiso en defensa y mejora de sus compañeros guardaparques de todo el Perú.

Gracias Viller, eres realmente un héroe de la conservación.