Planes de vida destacan como mejores herramientas de gestión y articulación de comunidades en áreas protegidas

 

En el Perú existen más de 250 planes de vida, 32 de los cuales se desarrollan en cuatro áreas naturales protegidas (los Parques Nacionales Cordillera Azul y Sierra del Divisor, el Bosque de Protección San Matías San Carlos y la Reserva Comunal Machiguenga) como herramientas claves para la gestión, negociación y articulación de la visión de las comunidades indígenas con iniciativas de gobiernos locales, regionales y nacionales. Los planes de vida son los documentos elaborados por la propias comunidades en lo que se plasma de manera legítima su visión de futuro, su concepción de buen vivir y prioridades a trabajar.

Así se reveló durante el simposio “Gestión territorial integrada en múltiples escalas para la conservación y el buen vivir en la Amazonía Peruana”, organizado por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), organismo adscrito al Ministerio del Ambiente (MINAM), y The Field Museum en el marco del primer Congreso Nacional de Investigaciones Científicas en Áreas Naturales Protegidas que se realizó en Lima.

El objetivo del simposio, realizado bajo el bloque temático de Sociedad y Gobernanza, fue generar un espacio de diálogo e intercambio de experiencias entre los participantes que han formado parte de procesos de elaboración, implementación, articulación e institucionalización de instrumentos de gestión territorial, tales como los planes de vida, planes maestros y planes de desarrollo.

Al respecto, José Carlos Nieto, director de Gestión de Áreas Naturales Protegidas del SERNANP, expresó la importancia de articular acciones entre diferentes ámbitos tomando en cuenta la política pública de integración del tema “ambiente” en la agenda de los diferentes sectores.

Cambios de paradigmas para una gestión efectiva

Entre los aportes de los panelistas destacó la intervención de Iván Rivera Molina, especialista de Planes de Vida de la Dirección de Políticas Indígenas del Ministerio de Cultura, quien explicó su importancia en la búsqueda del reconocimiento de la pertinencia cultural y la importancia de certificar competencias y buenas prácticas en la gestión intercultural. Seguidamente, el coordinador de Articulación de Planes Estratégicos del Centro de Planeamiento Nacional – CEPLAN, José Pisconte Ramos, puntualizó que los planes de desarrollo concertado deben ser el eje articulador entre los diferentes instrumentos de gestión territorial. Asimismo, Tilsa Ururi Ponce Romero, coordinadora de Estrategia de Acción Social con Sostenibilidad del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social desatacó el desarrollo de intervenciones intersectoriales con enfoque del ciclo de vida y cuya estrategia reconoce a las comunidades nativas como objetos colectivos.

Por su parte, Marco Arenas, responsable de la Unidad Operativa Funcional de Gestión Participativa del SERNANP, destacó la necesidad de cambiar paradigmas en la manera de ver la gestión de las áreas naturales protegidas para integrar un enfoque de paisaje y resaltar la necesidad de articulación a nivel sectorial y de gobierno, lo que contribuirá a optimizar procesos y el manejo presupuestal de los diferentes sectores.

Experiencia desde las comunidades

En el evento se contó también con la participación de representantes de comunidades nativas, como Berlis Jesús Flores Mamani, gerente de Pueblos Originarios y Conocimientos Colectivos de la Municipalidad de Puerto Bermúdez, quien resaltó como un logro la aprobación de la Ordenanza Municipal N° 0167 de la Municipalidad de Puerto Bermúdez, que reconoce a los planes de vida como instrumentos de gestión comunal.

Por su parte, Celda Cecilia López Mishari, secretaria de la Asociación de Nacionalidades Ashaninka del Valle Pichis (ANAP), expresó la importancia de la transparencia y de cumplir con los pedidos de las comunidades. También, enfatizó que la comunicación debe ser transparente y debe realizarse con actores que realmente estén interesados en el bienestar de la comunidad y en entenderse con ella.

Paisaje de la cuenca del rio Urubamba: espacio de referencia

En una intervención complementaria, Mitchel Castro, líder del equipo social del Field Museum en Perú, presentó el proceso de articulación en la cuenca del río Urubamba como referencia del trabajo integrado entre diferentes actores tanto del Estado, empresa privada, organizaciones indígenas, universidades y cooperación internacional. Este caso ha demostrado que es posible el trabajo articulado por un objetivo común: garantizar la calidad de vida de las comunidades nativas y la conservación de los bosques.